Creando un Contexto Interno para la Autogestión y el Liderazgo Efectivo

Creando un Contexto Interno para la Autogestión y el Liderazgo Efectivo

En nuestra búsqueda constante por desarrollarnos como líderes efectivos, es imprescindible abordar el tema de la autogestión. Si bien es importante gestionar y coordinar con otros, no podemos descuidar la necesidad de gestionarnos a nosotros mismos. En este sentido, quiero destacar la importancia de crear un contexto interno que nos permita dar significado a nuestras experiencias y pensamientos de una manera útil y productiva.

Comencemos por reflexionar sobre el lenguaje que utilizamos para referirnos a nosotros mismos. Con frecuencia escuchamos frases como “soy así” o “no soy disciplinado”. Sin embargo, es fundamental comprender que no somos definidos por nuestras características o comportamientos. Somos seres en constante evolución y cambio, y nuestra identidad va más allá de cualquier etiqueta que nos pongamos. En lugar de usar el lenguaje estático, es más útil adoptar una perspectiva dinámica y decir “estoy siendo disciplinado” o “estoy siendo consistente en esta actividad”.

Un elemento clave en la creación de un contexto interno efectivo es la atención. Nuestra atención es un recurso valioso y determina nuestra experiencia y enfoque. Es importante preguntarnos: ¿Hacia qué quiero dirigir mi atención? ¿Qué necesito para lograr lo que deseo? Al enfocarnos en nuestros objetivos y lo que queremos lograr, dirigimos nuestra atención de manera intencional y nos orientamos hacia la búsqueda de soluciones y resultados positivos.

Otra herramienta poderosa para la autogestión es descomponer los problemas en pedazos más pequeños y manejables. A menudo, tendemos a ver los problemas como algo abrumador y gigante. Sin embargo, al descomponerlos en partes más pequeñas, nuestra mente puede enfocarse de manera más ágil en la búsqueda de soluciones y la toma de decisiones efectivas.

“Cuando vemos un problema, lo vemos gigante porque NO lo fragmentamos”.

-Omar Salom-

El pensamiento consecuencia es otra herramienta valiosa que nos ayuda a evaluar el impacto de nuestros pensamientos. Al preguntarnos “¿Cuál será el efecto si sigo pensando de esta manera?”, podemos tomar conciencia de cómo nuestros pensamientos influyen en nuestras acciones y resultados a largo plazo. Si continuamos pensando de la misma manera, ¿cómo nos afectará en un año, dos semanas o incluso en cinco semanas? Esta reflexión nos permite evaluar si nuestros pensamientos actuales nos están llevando hacia donde queremos estar.

El “actuar como si” es una estrategia que nos invita a adoptar un estado de ánimo o actitud específica y observar cómo influye en nuestras interacciones y resultados. Si actuamos como si estuviéramos alegres o amables, podemos experimentar un cambio positivo en nuestra forma de relacionarnos y en los resultados que obtenemos.

Una pregunta poderosa que podemos hacernos es la del milagro. Imaginemos que ocurre un milagro durante la noche y al despertar nos encontramos actuando y pensando de manera diferente. Nos preguntamos: ¿Qué estaríamos pensando diferente hoy? ¿Qué estaríamos imaginando de manera distinta? ¿Qué estaríamos haciendo de manera diferente? Esta pregunta nos ayuda a visualizar el cambio y nos brinda pistas sobre las acciones y pensamientos que podríamos adoptar para lograrlo.

El auto-reporte es una herramienta valiosa para la autogestión. Consiste en tomar conciencia de nuestros pensamientos y emociones, sin juzgarnos ni tratarnos de manera negativa. Simplemente, observamos nuestros pensamientos y emociones con curiosidad y fascinación, anotando aquellos que nos resultan poco útiles. Este proceso de autoobservación genera cambios positivos en nuestra manera de reaccionar y nos permite ir modificando nuestra forma de ver el mundo.

“El auto-reporte nos da feedback inmediato y nos ayuda a modificar y a regular (usando la plasticidad cerebral) nuestra manera de ver el mundo”

-Omar Salom-

En resumen, la autogestión es esencial para el liderazgo efectivo. Crear un contexto interno que nos permita dar significado útil a nuestras experiencias y pensamientos es fundamental. Utilizando herramientas como dirigir nuestra atención, descomponer problemas, evaluar pensamientos, consecuencia, actuar como sí, hacer preguntas del milagro y practicar el auto-reporte, podemos fortalecer nuestra capacidad de autogestión y mejorar nuestros resultados en todas las áreas de nuestra vida.

Como dijo Henry Ford: «Si crees que puedes, tienes razón. Si crees que no puedes, también tienes razón». Nuestra manera de pensar y percibir las situaciones tiene un impacto significativo en nuestros logros y éxito personal.

En futuros artículos, continuaremos explorando más sobre la autogestión y su relación con el liderazgo efectivo. ¡Te invito a seguir reflexionando y creciendo juntos en este apasionante viaje de autodescubrimiento y desarrollo personal!

Autogestión: Más allá de lo que hacemos, somos

Autogestión: Más allá de lo que hacemos, somos

En el ámbito del liderazgo, es común enfocarnos en la gestión de otros y en cómo influenciar a nuestro equipo. Sin embargo, es igualmente importante dirigir nuestra atención hacia nosotros mismos y practicar la autogestión. En este blog, exploraremos algunos aspectos clave de la autogestión y cómo puede impactar nuestra efectividad y bienestar. Recordemos que somos mucho más que nuestras acciones y pensamientos, y que nuestra propia valoración no debe depender de la aprobación externa. Además, aprenderemos a diferenciar entre lo que es nuestro y lo que no lo es, y cómo esta distinción puede conducir a un mayor crecimiento y madurez personal.

 

El poder del verbo “estoy siendo” 

En lugar de etiquetarnos con características permanentes como “soy perezoso” o “no soy disciplinado”, es importante reconocer que estamos en constante evolución y que nuestras acciones actuales no definen nuestra identidad. Al utilizar el verbo “estoy siendo”, nos damos el permiso para seguir transformándonos y creciendo a lo largo del tiempo.

«No soy lo que me sucedió. Soy lo que elijo ser ahora».

-Carl Jung-

 

Separando nuestro valor personal de nuestras acciones

Es fundamental comprender que nuestro valor como individuos no depende de nuestro desempeño o de la aprobación de los demás. Nuestro valor incondicional es inherente, al igual que el de un bebé, y no debe estar ligado a los comportamientos o logros externos. Reconocer esto nos permite liberarnos de la necesidad de buscar constantemente la aprobación de los demás y nos brinda una base sólida para nuestra autoestima y confianza.

 

La importancia de diferenciar lo que es nuestro

Es común tomar como personales las opiniones de los demás, las emociones que experimentamos y los eventos externos. Sin embargo, es esencial reconocer que solo nosotros somos responsables de nuestros pensamientos y emociones. Distinguir lo que es nuestro de lo que no lo es nos permite tomar distancia de situaciones desafiantes y no tomarnos todo de manera personal. Esto nos brinda mayor libertad y claridad mental para gestionar nuestras respuestas de manera más efectiva.

«Confundimos el desempeño, lo que hacemos, el comportamiento, con nuestro valor incondicional y comenzamos a funcionar dependiendo de la aprobación de los demás”. 

-Omar Salom-

 

La autogestión es un componente esencial del liderazgo y el bienestar personal. Al reconocer que somos seres en constante evolución, separar nuestro valor personal de nuestras acciones y diferenciar lo que es nuestro de lo que no lo es, podemos cultivar una mayor autenticidad, madurez y crecimiento. Continuemos explorando estos temas en nuestra búsqueda de un liderazgo efectivo y una vida plena.

«Diferenciar lo que es nuestro de lo que no es nuestro es un paso hacia la madurez ejecutiva, hacia la madurez personal y a no tomarnos personal cada conversación que tenemos en donde hay algo que no nos parece”. 

-Omar Salom-

 

Recuerda, somos mucho más que lo que hacemos. ¡Sigamos fortaleciendo nuestra autogestión para alcanzar nuestro máximo potencial!

El Poder de la Autorregulación: Conversaciones Internas para el Auto Liderazgo

El Poder de la Autorregulación: Conversaciones Internas para el Auto Liderazgo

En nuestros días, el enfoque en la comunicación se ha centrado principalmente en la interacción con los demás, en cómo coordinarnos, diseñar acuerdos y ejercer influencia. Sin embargo, en este artículo daremos un giro al tema de la conversación, enfocándonos en la comunicación interna, la cual desempeña un papel crucial en el auto liderazgo y el bienestar personal. Comprender cómo funcionan nuestros pensamientos y estados de ánimo nos permite gestionarlos de manera efectiva y promover una salud mental óptima.

 

Tomando como referencia la filosofía estoica, podemos adoptar la idea de que lo que sucede externamente no define quiénes somos, sino cómo reaccionamos ante esos sucesos. Esta perspectiva nos brinda un espacio para gestionar nuestros estados de ánimo y pensamientos, así como para examinar el significado que les atribuimos.

¿Qué tan útil es este pensamiento?
¿Qué valor le estoy dando a lo que está ocurriendo en este momento?

 

Un aspecto interesante es la evolución de nuestros pensamientos y conversaciones internas. Se cree que en un principio, cuando éramos cazadores, la comunicación era fundamental para coordinar acciones. Pero llegó un momento en que nos encontramos solos y nos preguntamos: “¿Dónde está el mamut?”, y escuchamos una respuesta dentro de nosotros mismos. Así nació el diálogo interno, el hablarnos a nosotros mismos. Nos convertimos en nuestros propios guías, lo cual nos otorgó libertad y la capacidad de autorregularnos.

La libertad radica en ese punto en el que podemos tener un diálogo interno, dándonos órdenes y orientándonos hacia ciertas direcciones. Nos convertimos en nuestros propios padres idealmente, y esto se conoce como el vuelo de la inteligencia. Nuestra capacidad de pensar acerca de cómo pensamos es lo que nos permite regular nuestra mente y comportamiento.

Es importante mencionar que la autorregulación comienza desde la infancia. A medida que crecemos, pasamos de la obediencia a la libertad, de seguir instrucciones externas a darnos órdenes internas. Esto nos brinda la oportunidad de observar nuestras propias acciones y pensamientos, y evaluar su utilidad y efecto en nuestra vida.

“Es fascinante cómo nosotros podemos regular nuestro pensamiento, “jalarnos” de una situación y mirar la situación desde afuera”

-Omar Salom-

 

Al desarrollar la autorregulación, podemos preguntarnos qué podemos hacer en cualquier circunstancia. En lugar de culpar a otros por los problemas, asumimos la responsabilidad de nuestro propio comportamiento y nos cuestionamos cómo estamos interpretando los eventos. También podemos utilizar la imaginación para observar nuestras interacciones desde una perspectiva externa, evaluando la calidad de nuestras conversaciones internas.

La autorregulación nos permite modificar lo que está ocurriendo en nuestra interacción con los demás. Además, recordemos que las batallas siempre se ganan en la tienda del “yo”. Es decir, necesitamos autorregularnos antes de enfrentarnos al mundo exterior y a los demás. La clave no solo radica en cómo reaccionamos ante la reacción de los demás, sino en cómo reaccionamos ante nuestra propia reacción a la respuesta de los demás. Siempre estamos a un paso de la transformación, simplemente necesitamos dar un paso atrás, reflexionar y usar los conceptos que hemos discutido.

Si deseas profundizar en estos temas y explorar más sobre el auto liderazgo y la autorregulación, te recomiendo leer a autores como Daniel Goleman, Michael Hall, John C. Maxwell, entre otros.

La clave no es cómo reacciono a la reacción del otro solamente, sino cómo reacciono frente a mi reacción, a la reacción del otro”

-Omar Salom-

 

La importancia de los estados de ánimo y la comunicación en el desarrollo ejecutivo

La importancia de los estados de ánimo y la comunicación en el desarrollo ejecutivo

En el mundo del liderazgo, es común encontrar una amplia variedad de libros y recursos que se centran en cómo influir en los demás. Sin embargo, en los últimos años, he reflexionado sobre un aspecto fundamental que a menudo se pasa por alto: la importancia de ser influenciable como líder. En este blog, exploraremos esta característica esencial y cómo el desarrollo mutuo entre líderes y equipos es clave para el éxito organizacional.

 

La competencia de ser influenciable

Aunque aprender a influir en los demás es valioso, ser influenciable como líder es igualmente esencial. Cuando nos permitimos abrir espacios de aprendizaje, podemos tener ideas y tomar acciones que de otra manera no se nos habrían ocurrido. Un líder no solo dirige a su equipo, sino que también necesita ser influenciado por ellos. Esta perspectiva completa nos muestra que los equipos no solo son desarrollados por los líderes, sino que también tienen un papel fundamental en el desarrollo de sus líderes.

 

La dificultad de dar Feedback hacia arriba

En nuestra cultura empresarial, dar feedback hacia arriba ha sido un desafío. A menudo, los empleados se sienten inseguros sobre qué pueden y qué no pueden decirle a sus superiores. El entrenamiento tradicional enseña a estudiar al líder y decirle lo que quiere escuchar. Sin embargo, esto es un desperdicio de tiempo y carece de integridad. Para fomentar un entorno de aprendizaje y crecimiento, los líderes deben estar dispuestos a escuchar lo que necesitan oír, incluso si no les gusta.

“8 personas tienen 8 perspectivas que pueden ayudar al líder a que continúe con su desarrollo.

El problema fundamental es ¿cómo se ha desarrollado en nuestra cultura este tema de dar feedback hacia arriba?» 

Omar Salom

Para cambiar nuestra reacción defensiva al recibir feedback, debemos enseñar a nuestro cuerpo a reaccionar de manera diferente. Las emociones que experimentamos están enraizadas en nuestros cuerpos y los significados que les atribuimos. Necesitamos redefinir estos significados para generar una respuesta más abierta y receptiva al feedback. No debemos verlo como un ataque, sino como un valioso comité de personas que nos ayudan a crecer y a pensar de manera diferente.

 

Trabajo consciente y consistente en las organizaciones

Es fundamental que en las organizaciones trabajemos de manera consciente y consistente para cambiar la percepción del feedback como irrespeto u ofensa. Los líderes están perdiendo oportunidades de aprendizaje al no recibir feedback de sus equipos de manera abierta y receptiva. Reconocer que somos seres finitos y que necesitamos del conocimiento y la experiencia de los demás nos permite avanzar y crecer juntos.

En resumen, el liderazgo influyente no solo implica aprender a influir en los demás, sino también ser influenciable. Los equipos juegan un papel vital en el desarrollo de sus líderes, y este proceso de desarrollo mutuo es esencial para el éxito de una organización. Al abrirnos a nuevas perspectivas y redefinir nuestra reacción al feedback, podemos fomentar una cultura de aprendizaje y crecimiento constante. Continuemos explorando estos temas cruciales en los próximos episodios y descubramos cómo pueden impulsar el progreso en nuestras organizaciones.

 

“Necesitamos en las organizaciones trabajar de una manera consciente y consistente, porque los líderes se están perdiendo de un gran caudal de aprendizaje al tomar el feedback de sus equipos como irrespeto, como algo ofensivo, como si no fuésemos finitos”. 

Omar Salom

El liderazgo influyente: ser influenciable y el desarrollo mutuo en los equipos

El liderazgo influyente: ser influenciable y el desarrollo mutuo en los equipos

En el mundo del liderazgo, es común encontrar una amplia variedad de libros y recursos que se centran en cómo influir en los demás. Sin embargo, en los últimos años, he reflexionado sobre un aspecto fundamental que a menudo se pasa por alto: la importancia de ser influenciable como líder. En este blog, exploraremos esta característica esencial y cómo el desarrollo mutuo entre líderes y equipos es clave para el éxito organizacional.

 

La competencia de ser influenciable

Aunque aprender a influir en los demás es valioso, ser influenciable como líder es igualmente esencial. Cuando nos permitimos abrir espacios de aprendizaje, podemos tener ideas y tomar acciones que de otra manera no se nos habrían ocurrido. Un líder no solo dirige a su equipo, sino que también necesita ser influenciado por ellos. Esta perspectiva completa nos muestra que los equipos no solo son desarrollados por los líderes, sino que también tienen un papel fundamental en el desarrollo de sus líderes.

 

La dificultad de dar Feedback hacia arriba

En nuestra cultura empresarial, dar feedback hacia arriba ha sido un desafío. A menudo, los empleados se sienten inseguros sobre qué pueden y qué no pueden decirle a sus superiores. El entrenamiento tradicional enseña a estudiar al líder y decirle lo que quiere escuchar. Sin embargo, esto es un desperdicio de tiempo y carece de integridad. Para fomentar un entorno de aprendizaje y crecimiento, los líderes deben estar dispuestos a escuchar lo que necesitan oír, incluso si no les gusta.

“8 personas tienen 8 perspectivas que pueden ayudar al líder a que continúe con su desarrollo.

El problema fundamental es ¿cómo se ha desarrollado en nuestra cultura este tema de dar feedback hacia arriba?» 

Omar Salom

Para cambiar nuestra reacción defensiva al recibir feedback, debemos enseñar a nuestro cuerpo a reaccionar de manera diferente. Las emociones que experimentamos están enraizadas en nuestros cuerpos y los significados que les atribuimos. Necesitamos redefinir estos significados para generar una respuesta más abierta y receptiva al feedback. No debemos verlo como un ataque, sino como un valioso comité de personas que nos ayudan a crecer y a pensar de manera diferente.

 

Trabajo consciente y consistente en las organizaciones

Es fundamental que en las organizaciones trabajemos de manera consciente y consistente para cambiar la percepción del feedback como irrespeto u ofensa. Los líderes están perdiendo oportunidades de aprendizaje al no recibir feedback de sus equipos de manera abierta y receptiva. Reconocer que somos seres finitos y que necesitamos del conocimiento y la experiencia de los demás nos permite avanzar y crecer juntos.

En resumen, el liderazgo influyente no solo implica aprender a influir en los demás, sino también ser influenciable. Los equipos juegan un papel vital en el desarrollo de sus líderes, y este proceso de desarrollo mutuo es esencial para el éxito de una organización. Al abrirnos a nuevas perspectivas y redefinir nuestra reacción al feedback, podemos fomentar una cultura de aprendizaje y crecimiento constante. Continuemos explorando estos temas cruciales en los próximos episodios y descubramos cómo pueden impulsar el progreso en nuestras organizaciones.

 

“Necesitamos en las organizaciones trabajar de una manera consciente y consistente, porque los líderes se están perdiendo de un gran caudal de aprendizaje al tomar el feedback de sus equipos como irrespeto, como algo ofensivo, como si no fuésemos finitos”. 

Omar Salom